5 pautas clave para el retorno al trabajo luego de vacaciones


Photo by JESHOOTS.COM on Unsplash

Tan solo ayer retornaba a mi ciudad luego de otro merecido descanso, de vivencias extraordinarias y reconfortantes encuentros afectivos entre amigos y familiares… Imposible desconocer que esta fantástica actividad riñe con la agenda laboral y de algún modo impone otro ritmo bien distinto al cuerpo. No solo cambió mi hábito alimentario con consecuencias de peso; también las rutinas de sueño, la actividad física y, además, tuve un gran impacto afectivo y emocional no cotidiano. Podría mentir al pretender que el retorno a la vida laboral no afectará en muchos aspectos mi cuerpo, mente y espíritu y que no necesito adaptarme para no fracasar en el intento. ¿Qué tal algunos tips sencillos, prácticos, pero claves?

1. ACEPTAR EL CAMBIO DE RITMO: Antes que nada, debo reconocer que estoy “cansado de descansar”, que esta etapa ya pasó. Mafalda dijo: “Las vacaciones debieran ser multadas por exceso de velocidad”, lo que suscita la sensación de querer seguir en relax y a su vez, la resistencia a cambiar con el evidente SÍNDROME POST VACACIONES y todas sus consecuencias fisiológicas y emocionales. Por eso es muy importante una vez ACEPTADO EL CAMBIO.

2.FUERA PENSAMIENTOS NEGATIVOS: No todo puede ser “descanso”. Nada de caer en la trampa cultural de “el trabajo es un castigo” porque es precisamente lo que posibilita unas buenas vacaciones. No denigrar de la empresa, el puesto o el jefe es clave para evitar la carga estresante del regreso. Recuerda que es un privilegio que hoy tengas trabajo en medio del contexto socio- económico que vivimos. Arriba el entusiasmo por regresar a nuevos desafíos. Para eso:

3. LA PRIMERA SEMANA ES CLAVE: Sobre todo esta que solo tiene 4 días hábiles. Entonces dedica el tiempo a “programar” actividades, realizar una visión global de tu gestión durante el año, las premisas estratégicas que determinan tu labor, las tácticas que agregarán valor este año y define una ruta cronológica de acción, una agenda con los grandes eventos. Así minimizas la avalancha de posibilidades al mirar un año de responsabilidades por ejecutar.

4. CUIDA TU CUERPO: Recuerda que estás en transición y el es tu máquina productiva... por lo tanto, es prudente regular el cambio de ritmo. Camina, duerme muy bien (8 horas) y asegura una dieta equilibrada: Desayuna muy bien y no dejes de probar bocado frugal entre comidas principales. Hidratar el cuerpo es determinante para minimizar el cansancio. Por, sobre todo, NO LLEVES TRABAJO A CASA, pues recarga tu capacidad productiva e interfiere con las agendas personales y familiares. Es mejor compartir los recuerdos, anécdotas con los tuyos y descansar de verdad.

5. ASUME EL CONTROL: Quizás en tu caso no salió toda el área en la oficina a vacaciones, entonces tendrás la sensación de que sin ti se acumuló la tarea y te espera una montaña represada de retos. Se prudente en priorizar cuidadosamente, negociar agendas con el equipo, delegar lo delegable, asumir con agilidad lo crítico para el negocio y así tener el CONTROL de tu gestión y de tu PRODUCTIVIDAD, que es lo más importante.

Sigue estos sencillos pasos, da gracias por estos días, por lo vivido sobre todo en familia, por las experiencias sensoriales fantásticas y por la posibilidad de regresar donde te espera una gran responsabilidad, donde podrás seguir agregando valor, donde tu aporte es muy importante para hacer empresa, construir sociedad y crecer personal y profesionalmente. Nuevos desafíos seguirán poniendo a prueba tu valor y te necesitamos en plenitud y con energías recargadas para el éxito y la prosperidad de todos. BIENVENIDO (A) AL TRABAJO DE NUEVO.